En los últimos meses se han abierto tres nuevas instalaciones y se han llevado a cabo una inversión en maquinaria y tecnología superior al medio millón de euros con el objetivo de seguir mejorando el servicio al agricultor y al cliente

Grupo Agroponiente ha completado un período de una extraordinaria inversión tanto en instalaciones como en infraestructuras y equipamiento, todo con el objetivo común y genérico de continuar incrementando, pero de una manera muy intensa, los servicios y atención tanto al agricultor como al cliente

En los tres últimos meses, de esta manera, Grupo Agroponiente ha intensificado de manera especial sus inversiones, mejorando tanto el equipamiento logístico y de confección de producto como las propias instalaciones en las que se atiende a los agricultores y se prepara el producto para satisfacer las demandas de los clientes. Se trata de inversiones de futuro, con las que la compañía pretende dar un importante salto de calidad en sus infraestructuras y también en su posicionamiento general dentro de la cadena de valor.

En cuanto a instalaciones, destaca la apertura del centro de confección ubicado en el Paraje El Treinta, con 20.000 metros cuadrados dotados con tecnología y maquinaria que mejora tanto los flujos de trabajo como los procesos que se llevan a cabo. Gracias a esto, se ha dado un salto de calidad crucial en el tratamiento del calabacín, la berenjena, la judía y el pepino, ampliando instalaciones con respecto a su predecesor, tanto en la amplitud del propio recinto como en la dotación maquinarias, zonas de cámaras frigoríficas e infraestructura.

También este verano ha servido para que la empresa traslade su ubicación en la zona de Adra, pasando a unas instalaciones también más amplias, modernas, cómodas para el agricultor y mejor situadas, en el Paraje Cuatro Higueras de la Carretera Nacional 340 (en el conjunto de instalaciones de Transportes Pintor). Allí, los agricultores encuentran una instalación de 1.300 metros cuadrados que mejoran notablemente la ubicación anterior.

Además, Grupo Agroponiente se encuentra ultimando una nueva instalación en la zona de Águilas (Murcia), con la que también se convertirá en una referencia en esa área productiva, igualmente con una gran cantidad de espacio dedicado a la confección y logística de producto y con los más modernos adelantos tecnológicos dedicados a dichas labores.

Pero la inversión en infraestructuras no se ha concretado únicamente en la apertura de nuevas dependencias, sino en la mejora tecnológica y en la modernización de las ya existentes, siendo importante resaltar que la empresa tiene ya más de 25 centros logísticos distribuidos por las provincias de Murcia, Jaén, Granada, Málaga y especialmente Almería.

Así, durante estos últimos meses se han instalado nuevas infraestructuras por valor de más de medio millón de euros distribuidos de la siguiente manera entre instalaciones: en las de Polígono La Redonda, como una cabina de etiquetas de aluminio, una báscula empotrada en suelo para flejadora automática, una nueva flejadora automática, controles de acceso con supervisión de la temperatura corporal, innovaciones en el filmado de pepino, sistemas de control automatizado de las existencias y géneros; en Guardias Viejas, un calibrador electrónico en cadena inteligente y una llenadora automática de ocho unidades; en Castell de Ferro una cámara de maduración especializada en mango y aguacate; y en las instalaciones de Paraje El Treinta una línea enmalladora automática y un sistema sincrónico para enmalladoras.

El director Industrial de Grupo Agroponiente, Juan Jesús Lara, ha afirmado que “todas estas inversiones, tanto las llevadas a cabo en la apertura de nuevas instalaciones como las que suponen la implantación de infraestructura técnica y de maquinaria son el fruto de meses de estudio y observación de las necesidades de la empresa, encaminados al cumplimiento de un objetivo muy claro y ambicioso: alcanzar la máxima excelencia en nuestro afán de servicio tanto a los agricultores como a los clientes. Sólo cumpliendo a rajatabla la premisa de ofrecer las mejores instalaciones y lo más cercanas y capaces posibles para el agricultor, podremos realmente conseguir que éste perciba ese salto de calidad y ese afán por hacer mucho más cómodo y rentable su trabajo; y sólo de esa manera lograremos conseguir también la excelencia en el servicio a nuestros clientes. Sin duda, ha sido un trabajo arduo y ha constituido una importante inversión, pero estamos convencidos de que era necesario y sin duda ya se está observando el resultado en cuanto a excelencia en todos los sentidos”.