Más de 30 niños con y sin discapacidad han podido disfrutar de actividades en diferentes turnos y en la playa durante la época estival, lo cual supone un orgullo para la compañía, que seguirá colaborando con la asociación

Grupo Agroponiente continúa un año más con su estrecha colaboración con la Asociación Altea Autismo, que a su vez lleva a cabo una encomiable e indispensable labor en favor de la integración y la visibilidad de las personas con autismo.

En este caso, Grupo Agroponiente ha vuelto a colaborar en el desarrollo del Campamento de Verano Inclusivo de Altea, que un año más ha vuelto a dar respuesta a las necesidades de ocio de los niños con Autismo y sus familias, especialmente en este año en el que dichas demandas eran aún mayores de lo habitual, debido a la situación provocada por el Covid-19.

Han sido más de 30 niños, con y sin discapacidad, los que han disfrutado de esta experiencia, participando en juegos y actividades en un entorno inclusivo y basado en apoyos específicos, plasmando un modelo de verdadera integración en la que se combinaban los objetivos de fomentar la actividad en los niños con Autismo y, al mismo tiempo, hacerlo junto a otros chicos que no padecen este trastorno.

Como viene sucediendo desde hace dos años, Grupo Agroponiente ha colaborado para que esta actividad se haya podido llevar a cabo, como anteriormente ha hecho con otras de índole solidaria, como clases de natación, carreras populares o cenas benéficas de Altea. Para esta compañía, esta intensa colaboración supone una magnífica oportunidad de contribuir a la mejora en las condiciones de vida en un colectivo como el del autismo, especialmente en un momento en el que el confinamiento y la crisis tanto sanitaria como económica han supuesto un grave riesgo de retroceso en los procesos de aprendizaje de estas personas con TEA.

De esta manera, el campamento ha contado con actividades acuáticas en la piscina y salidas a la playa, además de talleres como manualidades, jardinería, cocina, arte, musicoterapia, entre otros. Además, se han incluido experiencias novedosas como remo en kayak, sesiones de origami y alfarería, entre otras. También se han realizado actividades deportivas diarias y juegos lúdicos en el parque dentro de las instalaciones del Campamento en Aguadulce.

Todo ello se ha llevado a cabo en un entorno seguro con respecto al coronavirus, gracias a que Altea ha reforzado las medidas de seguridad, con aforos reducidos, controles de temperatura, dotación de material de protección a todo el personal y minuciosas desinfecciones en todas las instalaciones y materiales.

El Campamento de Altea Autismo ha sido, como en su edición anterior, un rotundo éxito de participación, actividades e integración, en buena parte gracias a un excepcional equipo de monitores y prácticos que, día a día, han puesto todo de su parte para que el campamento se desarrollara con la mayor satisfacción y cumplimiento de los objetivos.

Por todo ello, el CEO de Grupo Agroponiente, Jorge Reig, quiere hacer pública, en nombre de la compañía, “nuestra más sincera enhorabuena tanto a la asociación como a los profesionales y voluntarios que han impulsado la actividad, así como nuestro agradecimiento por el hecho de poder seguir contribuyendo a este maravilloso proyecto que es Altea Autismo: una iniciativa que desde nuestra empresa hemos visto nacer, crecer y consolidarse como una sensacional realidad, ya imprescindible para cientos de familias que han encontrado en él no sólo un apoyo, sino también una forma de vida. Para Grupo Agroponiente, que nuestro nombre pueda inscribirse al lado del de Altea Autismo supone un indescriptible orgullo, como lo supone también el comprobar lo que ha sido el verano para todas estas familias”.

Así pues, Altea seguirá apostando la inclusión real de las personas con autismo en la provincia de Almería y Grupo Agroponiente también continuará apoyando su labor, así como actividades tan importantes y exitosas como este Campamento de Verano.