La presidenta de Altea y el CEO de la compañía mantienen un encuentro virtual en la distancia para estrechar lazos de colaboración en el proyecto común de fortalecer servicios y mejorar la visibilidad de la comunidad autista

Como cada año, el día 2 de abril, también en este 2020, se va a celebrar el Día Mundial del Autismo. Se trata de una conmemoración en la que la comunicación vinculada al autismo y el Trastorno del Espectro Autista aprovecha la efeméride fundamentalmente para dar visibilidad a un problema y una comunidad que durante muchos años han sido ‘invisibles’ y que aún tienen por delante un gran camino que recorrer para tener la visibilidad que necesitan y merecen.

Este año será un Día del Autismo muy especial y diferente, marcada por el coronavirus Covid-19 y la declaración de Estado de Alarma que ha acarreado en España, impidiendo la celebración de actos públicos y todo tipo de reuniones. Sin embargo, Grupo Agroponienter, empresa absolutamente implicada en la colaboración con este ámbito, singularizada en la ‘Asociación Altea Autismo’ tanto en lo referente a colaboración económica, logística y personal como en la ayuda a su visibilización, quiere sumar su pequeña contribución simbólica al conmemoración de este año.

Así, por medio de la ‘tele-comunicación’, la presidenta de Altea Autismo, Mari Carmen Almagro, y el CEO de Grupo Agroponiente, Jorge Reig, han mantenido un encuentro en la distancia, como corresponde al máximo respeto a las medidas preventivas contra el Covid-19, para reflexionar conjuntamente sobre el estado de la cuestión y sobre los grandes retos a afrontar.

Así, Mari Carmen Almagro ha afirmado que “es evidente que tenemos grandes retos por solucionar, como lo es también que estamos en el camino y que en el tiempo de vida de Altea hemos avanzado mucho. Cuando comenzó la vida de nuestra asociación, realmente la situación del autismo en Almería era dramática, sin apenas actividad, con una gran cantidad de población que no recibía asistencia y tampoco sabía adónde dirigirse. En este tiempo, un grupo de padres y colaboradores le hemos dado un vuelco a la situación y desde luego todos los que se han implicado merecerían un monumento, porque el cambio ha sido más que radical”.

La presidenta de Altea explica que “nosotros hemos ido incorporando decenas de personas con autismo en muy poco tiempo, porque se encontraban completamente desatendidos tanto ellos como sus familias. Pero además hemos hecho y seguimos haciendo una labor también muy importante de visibilización, de contar a la sociedad que este problema afecta a uno de cada 59 niños en este país y realmente se habla muy poco y se tiene muy poco presente a todos los niveles. En este tiempo hemos hecho eventos, carreras populares campamentos, talleres y cursos de todo tipo, todo ello para captar ayudas, ofrecer atención y también para dar esa tan necesaria visibilización”.

Por su parte, Jorge Reig le decía claramente a Mari Carmen Almagro que «efectivamente, estoy completamente de acuerdo contigo en que os merecéis un monumento. Representáis a un colectivo muy amplio de personas y familias y me consta que habéis tenido que luchar contra viento y marea y lo seguís haciendo. En este tipo de causas es muy difícil llegar a un determinado nivel, pero mucho más difícil es mantenerlo. El trabajo de Altea es extraordinario, pero particularmente me parece aún más extraordinaria la actitud, la capacidad de superación y el afán de lucha de esas familias que aglutináis, que lejos de lamentar una u otra situación, lo que hacéis es dar un inimitable ejemplo de disfrute de la vida, sea en las circunstancias que sea”.

Además, el CEO de Grupo Agroponiente avanzaba a Almagro que “este año, efectivamente, la celebración del Día del Autismo se diluye en mitad de este grave problema del Covid-19 en el que estamos sumidos. Ya sé que, por ejemplo, habéis tenido que suprimir la Carrera Azul por el Autismo, que patrocinaban nuestros compañeros de Sandía Fashion, y que espero que tenga fecha lo antes posible. Y que si habitualmente os provoca muchas dificultades el que vuestro Día Internacional tenga la presencia que merece, este año será aún más complicado. Pero desde Grupo Agroponiente tenemos el firme propósito de mantener nuestra apuesta por vuestra causa, nuestro apoyo a las actividades que realizáis y nuestra contribución a que la sociedad tenga presente vuestra realidad, la gran necesidad de colaboración y, por supuesto, la sensacional labor que realizáis”.

Este año, Mari Carmen Almagro y Jorge Reig no podrán sellar este encuentro en el que pone de manifiesto su mutua colaboración con un abrazo o un apretón de manos, pero seguramente la distancia va a fortalecer los lazos y ese espíritu de equipo que se ha trazado entre la Asociación Altea Autismo y Grupo Agroponiente, que persigue conmemorar durante muchos años este Día Internacional de Autismo.