El jefe de almacén de Grupo Agroponiente en Guardias Viejas constata que “nuestro trabajo está en un ritmo normal, ya con medidas especiales de seguridad y desinfección, pero respondiendo a todas las demandas de agricultores y clientes”

Los profesionales de Grupo Agroponiente continúan trabajando en las nuevas circunstancias que demanda la situación de crisis por el COVID-19, adaptándose a ellas con el doble objetivo de asegurar los canales comerciales de los productos de nuestro campo y, al mismo tiempo, blindar el abastecimiento de los clientes. Es el caso de los jefes de almacén, pieza clave en la cadena que conduce el genero desde el campo hasta el punto final de venta.

Antonio Maldonado es jefe de almacén en el centro que Grupo Agroponiente posee en Guardias Viejas (El Ejido), dirigiendo un equipo de unos 140 profesionales, divididos actualmente en dos turnos de unos 70 efectivos; todo ello orientado a la confección de Pimiento California y elaboración del flow pack para determinadas presentaciones comerciales del mismo.

Maldonado describa la situación como “una adaptación rápida a nuevas circunstancias. Desde luego que, estando al tanto de cómo están las cosas, miedo tenemos todos, porque la situación es desconocida. Yo también tengo mis miedos, porque es un virus muy novedoso y que está causando mucho daño. Pero la vida sigue, no podemos pararnos y tenemos que sobreponernos. La gente que yo tengo aquí se lo toma bien, con buen ambiente”.

De hecho, una de las medidas que se han adoptado en el centro es el de procurar herramientas para que el ambiente sea lo mejor posible entre el equipo de trabajo. “Se está tomando iniciativas para que el ambiente de trabajo sea muy agradable, especialmente en estas circunstancias, por ejemplo, poniendo música durante el trabajo. Yo personalmente encuentro a la gente animada. Lógicamente todo el mundo quiere tener las máximas medidas de seguridad posibles y la verdad es que la empresa ha respondido bien en ese sentido”, afirma.

Maldonado relata, además, cómo se han cambiado los protocolos de trabajo y describe que se está “procurando que la gente esté separada más de un metro en sus puestos de trabajo. Se trabaja más despacio, con mascarillas y guantes todo el personal, con expendedores para lavarse las manos con jabón desinfectante en las instalaciones y constante trabajo de desinfección todo el día, por medio de un equipo que va por cada espacio de la instalación y especial hincapié en la desinfección con legía”.

En cuanto a la habitual y constante relación con el agricultor, Antonio Maldonado subraya que con el agricultor va todo normal, como siempre: es una época de campaña en la que se va terminando la producción de invierno y esta circunstancia de ahora no ha afectado demasiado”, mientras que “con el cliente, hemos tenido días en los que se ha notado un poco la reducción del ritmo, porque hay que adaptarse a las nuevas medidas. El cliente ha seguido pidiendo igual y gracias al esfuerzo de todo el equipo se le ha respondido a la perfección”.

Maldonado describe, además, el momento de la temporada, previo a la Campaña de Primavera, y añade que “ya estamos preparando los melones: en este centro, Galia, Cantaloup y Amarillo y algo de Negro. Eso arrancará a último de mes, en función del tiempo. Y todo eso también va a funcionar normal. Está todo dispuesto para ello”.